Inicio > Filosofía Conceptual, Información y Comunicación > Organización y comunicación, nuestros instrumentos fundamentales para la construcción del Poder Popular

Organización y comunicación, nuestros instrumentos fundamentales para la construcción del Poder Popular

2 de agosto de 2012 Deja un comentario Go to comments

Todos sabemos de la enorme importancia que tiene para nosotros, para el pueblo, nuestra organización. A menudos escuchamos desde las altas esferas del poder constituido, al igual que de sus instituciones, que no estamos lo suficientemente organizados o incluso que no estamos organizados en absoluto, y por lo tanto, que no estamos listos para que nos transfieran el poder en función de profundizar la revolución, como nos corresponde según nuestra constitución y las leyes respectivas.

Este argumento ha venido siendo la gran barrera entre nosotros y las instituciones. Muchas veces esas instituciones se esconden detrás de este muro, justificando en realidad su miedo de volverse innecesarios, perder poco a poco sus competencias y con ellas un cierto control sobre nosotros. Pués, su miedo tiene fundamento, porque es justo en la super-estructura burocrática, más precisamente en las sombras anónimas de los diferentes departamentos de sus instituciones, donde se ha incubado el cáncer del saboteo adrede, de la corrupción y del tecnocratismo, en fin, de la contrarrevolución. Por supuesto, su tarea es frenar e incluso evitar a toda costa que se profundice la revolución en cuanto a la transferencia del poder al pueblo organizado. El propio Presidente Chávez no se cansa de convocarnos para la lucha a vida y muerte contra esta calamidad.

La autocomprensión de muchas instituciones es ésta, puesto que en realidad han elevado su existencia y su tarea a un fin en sí mismo, pinchando el flujo de recursos financieros del gobierno destinado para el pueblo de manera parasitaria. Y a nosotros nos han convertido de protagonistas en medios para sus fines.

Pero supongamos que actuasen de buena fe. Entonces tenemos que aclararles, que no nos pueden mantener en eterna dependencia, que no nos sigan tutelando como los niños. La llamada etapa de transición ya terminó. Trece años de revolución han sido suficientes para despertar, ahora es tiempo que nosotros, el pueblo, tomemos las riendas en el proceso de profundización de la revolución y que tomemos nuestra organización en nuestras propias manos. ¡En esta fase las instituciones del Estado son instrumentos nuestros y no al revés! Tenemos que demostrarles esto y desenmascararlas donde es necesario. Tienen que asumir su responsabilidad de ayudarnos a conseguir la independencia plena.

Nuestra situación actual es comparable con el proceso de educación paternal, donde los padres responsables educan a sus hijos en función de un desarrollo independiente, es decir, los van preparando para una vida sin padres. A los hijos naturalmente les van creciendo las alas. Al fin de este proceso quieren volar. Sería antipedagógico y contra la naturaleza, hablar todo el tiempo de cómo se vuela, pero al mismo tiempo mantenerlos amarrados o incluso cortándoles las alas.

Entonces, ¿qué hace falta para organizarnos “mejor” o “de verdad”? ¿Qué significa en primer lugar organización?

Una vez identificada esa problemática respecto a las instituciones, ¿de verdad seguimos creyendo que nuestra organización depende de un pedazo de papel, de un documento registrado? ¿De un libro de actas notariado? Después de todo un procedimiento agotador que implica infinitas diligencias y la recolección de innumerables requisitos, ¿nos conformamos con esto? ¿Pensamos realmente que ahora sí estamos “organizados”?

En primer lugar, los burócratas que ‘laboran’ en las instituciones, en su mayoría ni siquiera conocen a la gente que conformamos una “organización” (como por ejemplo un consejo comunal), porque en realidad no les interesamos. Somos sólo tigres de papel. En este sentido “organización” significa sobre todo, que salgamos de esta anonimidad y nos demos a conocer, tanto frente a las instituciones como entre nosotros mismos, es decir, en el mundo real.

¿Cómo logramos esto?

Simple: Mediante una buena comunicación hacia afuera y una intercomunicación horizontal hacia adentro y entre nosotros. Para esto tenemos que cambiar radicalmente nuestras estructuras y (malas) costumbres comunicacionales.

Durante mucho tiempo nos habíamos venido acostumbrando que el flujo de informaciones siempre viene desde arriba. Tenemos que acabar con esta mala costumbre y preocuparnos de transformarnos de meros receptores pasivos en verdaderos actores creativos. Convertirnos de solicitantes, peticionarios y suplicantes, en el verdadero soberano que somos, y quien manda. Sólidamente unidos tenemos que insistir que lo que nosotros tenemos que decir también sea escuchado y tomado en cuenta ‘arriba’. El hecho de que nuestros colectivos mayoritariamente son pequeños en número, no puede significar que las “autoridades” puedan seguir engañándonos y tratándonos como si fueramos una masa amorfa de grupitos insignificantes.

Pero también tenemos que “enredarnos” literalmente, es decir, construir una gran red de redes entre nosotros, como las células que vienen formando un tejido orgánico. Por eso, en la vida real tenemos que organizarnos sobre todo a nivel comunicacional.

¿Qué sabemos por ejemplo de nuestros vecinos? ¿Qué sobre sus éxitos o fracasos en sus luchas con los organismos estadales? ¿Sabíamos, que aquí en el estado Mérida, cerca de Jají, existe una comuna con un sistema de trueque y moneda propia, de nombre “Lomas Unidas de Macho Capaz”?

En la medida que vamos interactuando y tejiendo relaciones entre nuestros colectivos, en la medida que vamos coordinando y sincronizando nuestras actividades, también van creciendo los impactos cumulativos directos e indirectos que vamos a inducir, obligando así a las autoridades a tener el debido respeto ante nosotros y a tomar sus decisiones acorde a nuestras necesidades reales.

Para ellos es más fácil ejercer el control sobre pequeñas unidades casi anónimas. En cambio, un complejo de unidades que se comunican constantemente entre sí y que además han creado diferentes interdependencias, requiere cierta delicadeza y visión de futuro por parte de las instituciones, en cuanto a la planificación, la aprobación o el rechazo de nuestros proyectos e incluso puede impedirles la acostumbrada frenadera de nuestras iniciativas.

Una estructura comunicacional amplia, eficaz, disciplinada e incluyente entre nosotros nos garantizará que en todo momento todos estemos al día con respecto a la construcción de nuestra auto-gestión, nuestro auto-gobierno, luego nuestra propia economía, etc. Además nos permitirá la ayuda, incluso la asesoría mutua y solidaria entre nosotros.

Nuestra estrategia la conformarán tres principios bien probados en la naturaleza. Tanto nuestras acciones como nuestra comunicación deben ser:

– masivamente paralelas,
– masivamente redundantes y
– masivamente decentralizadas.

Siguiendo estos principios nos volveremos menos vulnerables y más auto-conscientes.

Claro, una estructura organizativa/comunicacional con estas características requiere importantes reestructuraciones a nivel tecnológico, como por ejemplo una red de redes inalámbricas locales de servidores propiamente comunales. Una de nuestras tareas inmediatas tiene que ser por lo tanto la propuesta y formulación de proyectos que apuntan en esta dirección.

Todo ello sin olvidar, por supuesto, que nuestra verdadera independencia en los ámbitos agroalimentario, suministro de agua, transporte, comunicación, educación, vivienda y salud, la conseguiremos solamente a través de nuestra independencia económica!

Martin Schmitt, 21. 07. 2012

Anuncios
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: