Inicio > Colectividad, Información y Comunicación > Informe sobre el 2º Encuentro de Infocentros Comunales 2012

Informe sobre el 2º Encuentro de Infocentros Comunales 2012

1 de octubre de 2012 Deja un comentario Go to comments

Estimad@s amig@s que quieren una Venezuela independiente y libre,

esta es mi reflexión personal sobre  el 2º Encuentro de Infocentros Comunales en Caracas, el 13 y 14 de julio 2012. Cuando me enteré del evento en el periódico de la Fundación Infocentro, estaba convencido que este fuera el lugar idóneo para   reflexionar en colectivo sobre las problemáticas de los infocentros en todo el país.

Siempre parto de que sólo la cooperación de todos, sobre la misma base, permitirá un desarrollo constante hacia nuestros objetivos, rompiendo los bloqueos de las ideologías privadas y monetarias. Según mis experiencias sobre el despliegue masivo de la conciencia en Venezuela sobre la necesidad de imponer la transformación de las estructuras de la sociedad, contra los portadores reaccionarios y burocráticos de las instancias parasitarias institucionalizados, suponía que en este encuentro iba encontrar verdaderos luchadores por la liberación de las fuerzas sociales.

Lo que conseguí fue un alto grado de sumisión, disposición a mentirse a sí mismo, exclusión de la realidad de todos los impulsos críticos, el interés de crear una puesta en escena ilusionaria de si mismo, de someterse tal niños a un esquema del tiempo y de  los temas definido por otros, de dejar por fuera todo criterio propio y reflexión honesta que eso requiere.

Todos sabemos que en Venezuela no existen los espacios públicos necesarios para la discusión sobre el “Buen Vivir”, ni los procesos creativos de infraestructuras informales y materiales que eso requiere, y donde los hay sólo son rincones pequeños expuestos a fuertes restricciones. En las estructuras de base existen esos espacios, se usan y se desarrollan. En los espacios y estructuras institucionales dominantes lo que hay es indoctrinación, el desvío del pensamiento crítico hacia asuntos secundarios, la fijación en formalismos.

Un congreso es una plataforma, un lugar sonde podemos sistematizar nuestras ideas y experiencias en el contacto directo, espacios de enseñanza y aprendizaje que nos permiten pulir nuestra consciencia y desarrollar nuestra sensibilidad para las contradicciones. Pero también pueden ser algo muy distinto. Plataformas de la banalización, de la propia puesta en escena, de supuestos resultados que posteriormente se difunden, aumentando la avalancha de noticias doctrinarias. Conozco muchos congresos en Europa y esta lucha que se da en todos los congresos. Por lo general, en Europa se trata de evitar esta lucha a través de entradas carísimas y otros mecanismos selectivos.

Me duele que en un congreso de la Fundación Infocentros en Caracas tenga que vivir lo mismo. Todos conocemos las realidades, todos sabemos lo que pasa en el país y muchos saben lo que hay que hacer, aunque sea de forma intuitiva. Siempre cuando queremos crear algo, debemos tener claridad sobre los objetivos. Después podemos hablar de los caminos que nos acercan a nuestros objetivos. Sin estos procesos, nos perdemos en el rastrojo de cosas sin importancia y tratamos de tranquilizarnos tratando de aumentar nuestra importancia a través de descripciones y puestas en escena ilusionarias.

Daré una cora descripción del programa. El primer día, hubo charlas y documentales sobre infocentros comunales y sus dificultades. Debido a mi falta de conocimientos del idioma no entiendo mucho, lo que por el otro lado me protege algo contra las ilusiones y fantasmas verbales. Más bien observo el transcurso de las actividades, espero por los discursos, los procesos de intercambio, el intercambio vivo.

Solo a partir de la tarde se puede observar actividad. Se organizan grupos según procedencia regional. Nadie me pudo explicar porque el criterio fuera la región, eso estaba definido así. La discusión se desarrolla según lineamientos formales, para qué son útiles y necesarios los infocentros. Después de un tiempo comienzo a dibujar una tabla, lunes a domingo, 24 horas. Allí anoto los horarios que conozco, lunes a viernes 8:00 am a 6:00 pm. Son datos optimistas que en ninguna parte se aplican constantemente. Después de un tiempo de espera se me permite exponer el gráfico. Así los participantes se pueden dar cuenta que los infocentros están a la disposición de menos del 30 % de la población, en el mejor de los casos. Claro que para los colaboradores y sus intereses privados, es más.

Por lo general, el uso público está por debajo de eso porque los infocentros son clausurados para una variedad de motivos y sucesos. Pero mi crítica se enfoca en otro hecho. Para la población trabajadora los infocentros no están a la disposición, porque los horarios de apertura coinciden con sus horarios de trabajo. Y eso no aplica solamente a los infocentros sino también a todas la bibliotecas que conozco.
Bajo los lineamientos de la revolución bolivariana, que declaran el derecho universal por el buen vivir para todos y la igualdad en el acceso de todos a los recursos de la sociedad, es una situación absurda que no se puede justificar, tampoco con requerimientos personales a las condiciones de trabajo.

Los participantes estaban asombrados. Poco a poco se dieron cuenta del despilfarro de recursos que se organiza allí a costillas de la sociedad. También les expliqué gráficamente que la población trabajadora no tiene posibilidades de usar las instalaciones. Pero quedé sorprendido que de allí no se desarrolló una discusión de justificación, todos lo vieron y lo entendieron, pero no se dio una reflexión sobre la posibilidades de cómo cambiar eso de una vez de forma radical. Se vieron en la necesidad de justificarse y se evadieron callándose.

En un primer plano, los horarios de los colaboradores no tienen que ver con los horarios de apertura. Sólo a través de la ocupación privada o institucional de estas instalaciones públicas, se da esta conexión forzada. Existen suficientes caminos para permitir un acceso público libre y orientado a las necesidades, independientemente de los horarios de trabajo de los colaboradores. Eso supone una definición renovada de cómo se entienden los colaboradores. Fue esa discusión en la asamblea general, mi objetivo en este encuentro.

Al final de la jornada se repartieron símbolos para los principios básicos según las articulaciones de los grupos, y se repartió a las regiones en afiches grandes. Ilusiones según las expectativas, toquecitos de crítica y de detección de fallas formalizados. La realidad con sus diversas contradicciones, y con sus restricciones superfluas del uso y acceso libre, no fueron objeto, sólo las ilusiones.

Alrededor de las 6:00 se terminó la primera jornada. El día siguiente a las 9:00 am se continuó con el congreso.

En la mañana se formaron grupos. Había tres grupos temáticos:
1) Gestión comunal y coresponsabilidad
2) Infocentros comunales como apoyo a unidades socio productivas
3) Infocentros comunales como trincheras de comunicación

Ningún grupo se encargó de las preguntas fundamentales sobre las infraestructuras técnicas que se requieren para manejar un infocentro de forma eficiente, ya que son en primer plano instalaciones técnicas dentro de una red técnica cuyos métodos y principios constructivos debemos entender para aplicar y manejarlas bien. Así que se me delegó al foro con el tema:
4) Centros tecnológicos comunitarios en Latinoamérica

Eso haría sido el foro correcto, si hubiera tenido lugar. Los infocentros como centros comunales de los sistemas técnicos, del estudio, del experimento, de la investigación. Construir redes donde podemos intercambiar nuestros métodos y nuestro entendimiento, donde ayudamos a otros a encontrar el camino hacia las profundidades de las teorías técnicas y las ciencias de la naturaleza. Y obviamente que eso debe ser en América Latina, porque aquí en todos lados existen condiciones parecidas, un potencial parecido, una búsqueda parecida de la independencia, y restricciones parecidas que podemos superar conjuntamente.

Pero también aquí no hubo debate, no se analizaron las condiciones reales, no se buscaron los trasfondos que tanto complican a la gente la vida con los infocentros, los frustran a diario y los muestran el poco valor que tienen realmente. Los colaboradores de los infocentros son los soberanos, los controladores, los que reglamentan y dominan, sin preocuparse en lo más mínimo por los infocentros. Los usan para su deleite personal, para conseguir sus bases materiales en un ambiente seguro y agradable. Usan los recursos de la sociedad como instrumentos privados.

Y cuando el grupo se animó y se comenzaron a discutir las preguntas de fondo, rapidito se declaró el final del debate. Se rompió el grupo, aunque los miembros aportaron activamente a la discusión. Supongo que eso fue organizado así. Cuando un grupo se independiza, hay que quitarle el espacio. No estoy seguro de ello, pero sería coherente con el transcurso general de este encuentro que fue una autoescenificación camuflada.

No puedo responsabilizar a los amigos de los espacios locales, porque no tienen nada que decir y solo cuando empiecen a comprenderse como sujetos independientes del desarrollo con juicio propio, serán capacitados de hacerlo.
Todavía son objetos de los coordinadores, los organizadores de los flujos de dinero

Tampoco los aportes de Bolivia, Ecuador y Cuba, ni el documental de Argentina, fueron aptos para mostrarnos una imagen real de las circunstancias. También allí dominaban las frases huecas, los disfraces, la  autoescenificación. Sólo podemos captar la realidad a través de su  reflexión crítica. ¿Queremos ver la realidad? ¿Palparla para poder cambiarla? Sospecho que muchos que están dentro de las instituciones se han acomodado y están bajo presiones del auto sustento. Eso lleva a que la finalidad del asunto desaparece de su vista. Eso lleva a celebrar a cualquier evento por tontico que sea.

Los revolucionarios andamos por el mundo con los ojos abiertos. Nuestro fundamento es la responsabilidad para todos. No importa donde vivamos y cómo queramos vivir. Abrimos los espacios que después la gente los usa por propia voluntad. No tenemos que hacer más. La fuerza está en la comunidad, en la variedad de los iguales. Todos somos africanos. Todos tenemos el mismo punto de partida. Lo importante son las condiciones del ambiente que nos rodea. No podemos escoger a nuestros padres, ni el espacio cultural y el idioma, ni el entorno social. Estamos condenados a a desarrollarnos y desenvolvernos allí donde vivimos.

De este conocimiento y del conocimiento sobre los potenciales iguales, con o sin certificado académico, con o sin papás adinerados, con o sin protección externa, encontraremos el camina hacia nuestro desarrollo.

El final fue chocante. Se condecoró a la coordinadora de Barinas, cuya accionar práctico conozco de sobra. También el coordinador de Amazonas habló, refiriendo el resultado de una grupo y perdiéndose en todo tipo de lugares comunes, sin darse cuenta que la realidad en Puerto Ayacucho es tan diferente, tan bloqueada por la burocracia. En mi próximo informe sobre mis experiencias me referiré a ello. Aquí sólo quiero mencionar que tenemos que guardar nuestras experiencias verdaderas, sistematizarlas, para convertirlas en el fundamento de nuestros esfuerzos para crear espacios abiertos para el autodesarrollo local y regional, bajo la protección de nuestro gran amigo, presidente Hugo Chávez. Chávez puede romper los bloqueos para el acceso de estos espacios. Pero tenemos que entrar a ellos nosotros mismos.

Saludos, Willi Uebelherr, 08.09.2012

Anuncios
  1. 27 de febrero de 2013 en 7:16 pm

    Veo el mismo patron de pensamiento en los articulos de Aporrea. No se proponen respuestas a los problemas que se presentan, falta de sitematizacion, conformismo…

  2. 27 de febrero de 2013 en 7:20 pm

    Muy buen artículo.

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: